La notoriedad en las marcas: un sinónimo de un buen posicionamiento

Hoy en día los seres humanos basamos muchas de nuestras acciones en base a lo que nuestros sentidos perciben, especialmente todo lo que nuestros ojos y oídos perciben.  Con base a los que estos dos sentidos nos evidencian, generamos percepciones e impresiones que son primordiales a la hora de realizar nuestras elecciones.  De igual manera, la participación de los consumidores en el mercado esta basada en las sensaciones y reacciones producidas por la interacción con las marcas.

Esta realidad es bien conocida por las empresas, por ello, cuando se trata de construir y desarrollar una marca, para ellas, es esencial poder proyectar una imagen que sea lo suficientemente impactante, que sea fácil de recordar por sus clientes y que genere en ellos un sentimiento de seguridad frente al producto que estos adquieren.

Una vez una empresa logra posicionar marca, ha logrado que esta gane notoriedad dentro un mercado cada vez mas competitivo, esto quiere decir que ha logrado proyectar los atributos mas fuertes de sus productos y, al ganar notoriedad, podrá persuadir mucho mas fácilmente a su población target.

Este proceso cubre una serie de etapas que son necesarias para la puesta en marcha de la estrategia de posicionamiento que podríamos definirlas en los siguientes ítems:

  1. Segmentación del mercado. Identificación de una población objetivo a la cuál estará orientada la estrategia de comunicación dentro del posicionamiento de la marca.
  2. Identificación de los intereses del segmento del mercado. El posicionamiento de la marca requiere conocer los intereses de nuestro segmento, porque de ello dependerá el tipo de contenidos que debe proyectar la marca en su proceso comunicativo.
  3. Identificación de los atributos de la marca. No es necesario resaltar la marca en su conjunto, es necesario resaltar aquellos atributos de la marca que van a responder a los intereses de nuestro segmento, y que van a generar una conexión directa con los clientes.
  4. Selección de una estrategia de posicionamiento. Existen diversas formas de posicionar una marca, sin embargo no todas las estrategias son aplicables en todos los contextos, para ello es clave seleccionar racionalmente la estrategia en relación a la información disponible.
  5. Puesta en marcha de la estrategia de posicionamiento. Una vez se cuenta con todos los anteriores elementos, se debe comenzar a posicionar la marca siguiendo una buena estrategia de marketing.

Finalmente, si una marca ha logrado posicionarse en su segmento de manera que esta sea siempre una prioridad para sus clientes, habremos añadido un nuevo atributo a nuestra marca, la notoriedad, ya que esta no pasara desapercibida en el mercado y será siempre una opción de consumo.

Artículos sugeridos

  1. Logos prediseñados ¿Merecen la pena? Te mostramos sus ventajas
  2. Los consejos más útiles para crear un nombre de empresa