Elementos claves para posicionar una marca

Una de las principales características las marcas que han logrado consolidarse en el mercado internacional, es que tienen un nivel de relevancia para sus clientes, mas allá de los productos que estas representen.  Lograr esto requiere posicionar la marca dentro de la mente de los consumidores.  Esto quiere decir, dentro ubicarse en los primeros escalas de valoración que hacen los individuos a la hora de seleccionar un producto. 

Posicionar exitosamente una marca requiere un proceso de búsqueda y análisis de la información del mercado que se quiere atacar, así como la consolidación de una estrategia que permita ubicar nuestra marca en los puestos de preferencia.   Para poder llegar a este punto hay algunos elementos claves que son necesarios conocer y saber explotar.  A continuación vamos a presentar algunos de estos puntos:

  1. Saber diferenciar la marca

Es seguro que para posicionar nuestra marca, ella debe tener vida propia, debe tener su propia personalidad y su propio espacio dentro del mercado.  Las grandes marcas tienen éxito en su posicionamiento porque se presentan a si mismas como marcas genuinas, diferentes de su competencia.  Adicionalmente, también  tenemos que saber comunicar este atributo para que realmente sea importante en el proceso de selección de los consumidores.

  1. Proyectar la relevancia de la marca

Específicamente en ciertos sectores del mercado, tales como la tecnología, los servicios o el sector automotriz, el saber proyectar la relevancia de la marca puede ser la marcar una gran diferencia.  Esto solo se logra cuando podemos resaltar los beneficios de  nuestros productos en el segmento del mercado en el que se participa.

  1. Generar confianza

Marcas como Apple o Toyota son sinónimos de calidad en sus productos.  Dentro de su segmento de mercado hay ciertos niveles de confianza logrados con sus clientes puesto que ambas marcas han logrado posicionar y destacar estos atributos.

  1. Ser coherente en el mensaje

Es sumamente importante ser coherentes a la hora de transmitir a los clientes, los contenidos de nuestra estrategia de posicionamiento.  Para ello, las empresas deben lograr alinear bajo una misma perspectiva cada atributo que será resaltado, pero sobre todo, que estos atributos correspondan a las necesidades de la población target.

  1. Añade un valor a tu marca

La idea es que el posicionamiento proporcione a los clientes una serie de atributos y de nociones necesarias para atraer a los futuros clientes.  El valor siempre es atribuible a una percepción de satisfacción de los clientes con respecto al costo de un producto.  Por eso, una buena estrategia de posicionamiento marca lograra  estimular el consumo de los individuos independientemente del valor monetario de un producto.  Si la marca transmite satisfacción y gusto al target, habremos añadido un valor que puede ser subjetivo pero que hará que los consumidores  siempre tengan como referencia nuestra marca.